Índice del artículo

Puesta en marcha de la central frigorífica

El conexionado y puesta en marcha de la central fue de lo más rápido puesto que solo hay que conectarla frigoríficamente y alimentarla con la tensión correcta, cargar de gas y darle al interruptor.

Al ponerla en marcha ya nos vino regulada desde el fabricante para el gas refrigerante y condiciones de trabajo que le indicamos por lo que simplemente tuvimos que revisar los parámetros y ajustar presostatos de seguridad para comprobar que todo estaba correcto.

 

Nivel de ruido.

En el catalogo no se indica el valor del nivel sonoro de la central frigorífica pero si que se indica de es bajo nivel sonoro y en base a esto la adquirimos pero nos encontramos con que al ponerla en marcha el nivel sonoro era bastante elevado.

Revisando la central vemos que los compresores hacen el ruido "normal" y los ventiladores casi ni se oyen y que el ruido proviene de vibración de chapas de del chasis y es debido básicamente a que hay pocos tornillos de sujeción de las chapas. Esto se le comentó al fabricante y nos dijo que, de momento, este era el diseño y que lo intentarían mejorar en próximas revisiones de producto.

 

CONCLUSIONES FINALES.

Nos encontramos con una central frigorífica con elementos de calidad. No hay en su construcción ningún elemento de marca "china" y todo son marcas reconocidas: Copeland, Zielh, Ranco, Eliwell, etc, y la construcción frigorífica está muy bien acabada pero deja mucho que desear el chasis y las chapas del cerramiento puesto que primero hacen que no sea fácilmente accesible el cuadro eléctrico y las vibraciones de estas chapas nos han provocado quejas por ruidos.