EVOLUCIÓN DEL FRIGORISTA

Cuando entré en el sector de refrigeración, allá a mediados de los 80, me encontré con un trabajo en constante evolución y lo que me maravilló de todo esto eran las posibilidades de evolucionar que tenía la tecnología del frío. 
Veía que teníamos unas máquinas que se utilizaban para enfriar, ya sea procesos industriales, para conservación de productos o incluso había alguien que se lo montaba para tener un buen clima en su casa u oficina.
Veía que no se aprovechaba mucha de la energía que teníamos disponible en forma de calor y que tirábamos al ambiente.
Veía unos enormes cuadros eléctricos que con temporizadores electro-neumáticos y relés de maniobra se conseguían increíbles maniobras de automatización de las centrales frigoríficas.

El técnico frigorista era un operario muy competente y gozaba de la máxima confianza del cliente que veía en él a una persona que tanto tocaba un compresor, como arreglaba una fuga o manoseaba un cuadro eléctrico.

Hoy en día hay cosas que han cambiado y cosas que siguen igual.

Desaprovechamos energía.

Este año 2018 continuamo con el despliegue de la normativa llamada F-GAS, que correspone al Reglamento (CE) n.º 517/2014 del Parlamento Europeo y del Consejo, de 16 de Abril de 2014

Esta normativa es de obligado cumplimiento para los paises de la Unión Europea y está afectando y aún afectará más al sector de la refrigeración debido a las restricciones de los gases refrigerantes.
Unos cambios son tipo administrativos y que comportarán la especialización de los trabajos donde se manipulen gases refrigerantes, encaminados a reducir las fugas pero otros cambios son los de las restricciones de comercialización donde a partir de 2016 se estan aplicando unas reducciones de fabricación en base al PCA fabricado en el año 2015.
El año pasado la reducción solo era del 7% sobre el PCA del 2015, pero este año 2018, los fabricantes de gases refrigerante, solo pueden fabricar el 63% del total del PCA.

Puedes descargarte la normativa F-GAS aquí.